jueves, 2 de abril de 2015

JUEVES SANTO.

Justo cuando pasaba  delante de mi, el santisimo cristo de la buena muerte comencé a llorar a lágrima viva, casi ni pude verlo. Siempre me pasa igual.
Que desdicha la mía.

Testimonio de un alérgico al incienso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario