martes, 31 de marzo de 2015

MARTES SANTO EN HUELVA

Como cada martes santo he pasado la mañana con muchos nervios,deseando que llegase el momento.

Ya llegaba la hora y el pulso me temblaba, y allí estaba yo, de pie frente al armario, abriendo la bolsa que contenía mi prenda favorita, y que por motivos obvios no puedo usar a diario.

Al colocarla sobre mi cuerpo me di cuenta enseguida que los años no pasan en balde ( o como diría whesly snipe "los años no pasan en blade") ya que me sobran unos quilo respecto al pasado año.

Me enfunde la capucha, miré al cielo y estaba despejado.
Nada podía estropear este santo día, aunque sabía que terminaría agotado, y ahora puedo decir que ha merecido el esfuerzo.

Soy el director general de una gran empresa multinacional y hoy ha sido el campeonato de padel  de los socios de la empresa, estoy colgando de nuevo el chandal y me despido de el hasta el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario